Evelio de Jesús Vallejo Con el mundial de fútbol en el cuerpo

1/2

Ángel Gómez Giraldo

Evelio de Jesús Vallejo Gómez es un hombre con cara de lucha. Siempre ha estado enfrentado a la vida. Unas veces gana y otras  pierde. Su mirada parece trasnochada,  típica del hombre bohemio y mujeriego, tanto que presume de tener cuatro mujeres que turna semanalmente. De mediana estatura y de tan poca talla que su presencia no es estorbo para nadie.


Me informan además que nació en el municipio risaraldense de Quinchía en el año de 1956 durante un parto apresurado de su mamá María Elvira Henao, cuando aún se escuchaba en toda la jurisdicción del municipio los aspavientos que hizo al nacer, 3 años antes, otro niño  que fuera bautizado con nombre y apellidos insonoros: Merardo Trejos,  el mismo  que al crecer fuera el bandido cuyo solo alias despertaba terror y temor en toda la región del Viejo Caldas durante la otra época sangrienta que tuvo Colombia señalada como violencia política: Capitán Venganza.

Cómo sería que cuando el  rumor de que atacaría a Anserma  a pocos kilómetros de Quinchía     llegaba con los vientos huracanados en días de tempestades, la población cerraba y aseguraba las puertas y ventanas de sus viviendas y nadie volvía a salir hasta el día siguiente.


La amenaza nunca se cumplió pues es cosa sabida que la localidad caldense  era considerada fortín conservador y estaba en condiciones de resistir la incursión de la cuadrilla liberal de Venganza.

P’a otra parte
Pues bien, Evelio de Jesús Vallejo de Quinchía se perdió en su propia casa una vez aprendió a caminar para ser encontrado más tarde en las calles de Pereira.


Más se negó a regresar porque aquí se le había dado lo que no tenía, zapatos para caminar sin maltratar los pies. Hoy por hoy es un hombre que a sus 62 años de edad se mantiene en el oficio de vendedor estacionario con puesto bien surtido  y permiso de las instituciones municipales.

El hallazgo
Con toda esta información quise estar frente a él y entonces salí de la sede de El Diario en la mañana cuando mis colegas los periodistas empiezan a “romper fuente” para la edición del día siguiente. Gano la calle que como cada mañana huele a fruta madura expuesta en las ventas de jugo que se aprecian en cada esquina del centro de Pereira. Puestos donde se ofrecen jugos con miel y leche condensada como afrodisiaco para engañar a hombres libidinosos.
En el sitio

Unas cuantas cuadras y ahí la edificación del Gran Hotel, esquina de la calle 19 con carrera 9 donde un hombre  con su vestimenta un tanto extraña y movimientos físicos rápidos llama la atención.Su puesto hecho al desorden es como borracho recostado sobre la pared del hotel.


Por la fiebre de la copa Mundial de la Fifa  Rusia 2018 que viven las personas aficionadas al fútbol, este hombre luce sombrero y chaleco confeccionados con los empaques de las láminas que muestran los escudos de las selecciones, sus jugadores y logos de la entidad organizadora.

El mejor

Sonríe como estimulado por un cuenta chistes al saber que es el mejor vendedor del álbum y láminas del mundial de fútbol que se conoce en el centro de la Perla del Otún .


Si señores, vende que da miedo allí donde nada asusta y canta los precios: “El álbum plus a 6 mil pesos y el de pasta dura a 35 mil. También sobre de 5 láminas por 2 mil 100 pesos y hasta caja de más de 100 sobres”.

Un movimiento de ventas a la mano que empieza en la mañana y termina en la noche. Claro que su sobrino Dilan de 20 años le da la mano para que no se caiga el negocio y cierre el puesto que tiene abierto allí desde el año de 1981.


“Vea hombre, esto siempre ha sido un negocio donde se vende, se intercambian fichas, láminas billetes de colección e impresos de toda clase”, me dice con  voz aplanchada.

El flaco

Es que es un hombre cargado también de buen humor y lo confirma al revelar que es flaco porque el consumo de cigarrillo le conserva la figura.
Sus colegas, otros vendedores estacionarios sostienen que es un viejo que baila como joven en las cantinas.


“No le mienten”, me comenta con satisfacción para seguidamente agregar: “Conservo varios trofeos ganados en concursos de baile”. No estudió pero sabe de memoria la novena de la ánimas.
“Diga también  que sé de magia blanca y de magia negra. La primera para no hacer nada y la segunda para hacer de todo”...

Compradores

La charla es interrumpida momentáneamente por los compradores que rodean el puesto para ver y saber todo sobre el álbum del Mundial Rusia 2018, lo mismo que de las láminas que van de la 00 a la 669 en una edición exclusiva para Colombia de la marca Panini.


Y como Evelio de Jesús Vallejo es el que más vende, ahí tiene su remoquete de “Panini”.

Usted dice que sabe mucho y ha visto mucho. ¿Qué ha visto aquí en 37 años de vendedor estacionario?
-He visto personas que un día son mujer y otro hombre. Travestis con dudas en la identidad sexual.
Una vez tuvo esposa, pero en el momento vive con su señora madre, doña María Elvira Henao de 82 años de edad, la misma que lo parió en 1956 cuando en Quinchía volaban y tronaban solo pájaros “rojos” .


Finalmente dejo a Evelio de Jesús Vallejo quien se ha vuelto popular con el sobrenombre de “Panini” gracias a la pasión que vive Colombia en un mundial de fútbol desde 1961 cuando el país participó por primera vez en el realizado en Chile .


Fue el mismo año en que una patrulla del batallón Ayacucho ingresó a la cantina de la vereda Miracampos del Municipio de Quinchía y con dos proyectiles de fusil disparados, le abrió de par en par el pecho al Capitán Venganza y le volvió hilachas el corazón del  que se decía era el de un valiente porque asesinaba a mansalva adversarios políticos.

Alfredo de Jesús Vallejo  “Panini”  y su sobrino Dilan,  vendiendo el álbum del Mundial de Fútbol Rusia 2018. La pasión por el fútbol

  • hombre
  • cara
  • lucha

Powered by