Un cabezazo de Umtiti vale una final

1/1

 

Francia jugará la final del Mundial de Rusia 2018 al superar a Bélgica con un cabezazo del central Samuel Umtiti tras un saque de esquina, que frenó en seco el sueño de la ‘generación dorada’ del fútbol belga.

 

La cabeza de Umtiti bien vale una final, la tercera de un Mundial para Francia, lograda con la receta práctica con la que ha conseguido avanzar en Rusia 2018: la del contragolpe, con un excelente Kylian Mbappé a la carrera y un inteligente Antoine Griezmann. Solo los fallos Olivier Giroud les privaron de más goles.

 

La nueva hornada ‘bleu’ tendrá su segunda final consecutiva, tras la que perdieron en la Eurocopa 2016 ante Portugal, y la tercera de su país en la Copa del Mundo. La primera la ganaron en casa en 1998 a Brasil con su seleccionador Didier Deschamps sobre el césped. En la segunda, cayeron ante Italia en Alemania 2006.

 

Un testarazo del que se acordarán en mucho tiempo en Bélgica, que volvió a darse de bruces con el muro de las semifinales. El mismo que frenó a la generación de Enzo Scifo y Jean-Marie Pfaff en México 1986 lo hizo con los Eden Hazard, Romelu Lukaku, Kevin de Bruyne o Thibaut Courtois. Dominaron la posesión, pero carecieron de peligro.

 

El defensa Samuel Umtiti, elegido Mejor Jugador de la semifinal, destacó que su equipo hizo “lo necesario para alcanzar la final”, del próximo domingo en Moscú.

 

Umtiti, autor del gol del triunfo francés, no quiso compararse con la generación del 98, la que conquistó el único título mundial para su país hace 20 años.

 

“Los del 98 hicieron su trabajo y nosotros estamos escribiendo nuestra propia historia. Aunque yo haya metido el gol, hemos trabajado todos juntos. Hicimos lo necesario para estar en la final y ya la estamos esperando”, añadió tras concluir el partido. 

 

La victoria

Los dos equipos llegaban sin haber concedido casi nada: Francia, apenas un empate contra Dinamarca en la primera fase y unos minutos a Argentina en octavos, antes de que la destrozara Mbappé. Bélgica, unos octavos de sufrimiento y remontada épica ante la sorprendente Japón y una lección táctica en los cuartos a Brasil.

Por su parte Didier Deschamps recordó, tras la victoria de su equipo sobre Bélgica, que la derrota de Francia hace dos años en la Eurocopa, sigue ahí  y destacó la mentalidad de sus jugadores contra una buena selección belga.

 

“Esto es excepcional. Estoy contento con mis jugadores, son jóvenes pero jugaron con una buena mentalidad contra una buena Belgica. Hemos trabajado mucho en defensa y tuvimos contras para matar antes pero igualmente “chapeau” por mis jugadores que van a jugar esta fina”, dijo el seleccionador galo.

El balón fue desde el inicio belga, que maniobró entre una zaga de cuatro al defender y el esquema de tres centrales y dos jugadores abiertos en las bandas. 

 

Tras el paso por vestuarios, la tónica siguió parecida, pero la posesión belga era menos peligrosa y los contragolpes franceses más afilados. Vincent Kompany evitó un remate a la media vuelta de Giroud, pero en el saque de esquina posterior, Umtiti se adelantó a Alderweireld y Fellaini para marcar de cabeza el 1-0.

 

Conforme avanzaba el reloj, la desesperación belga iba en aumento mientras los aficionados franceses en el estadio de San Petersburgo empezaban a entonar ‘La Marsellesa’. Sin haber llegado al gol, los ‘Diablos Rojos’ bajaron una marcha, y Francia comenzó a encontrar el contragolpe y las ocasiones. 

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

Powered by