Economía Naranja, actividad para exprimir

1/1

 

En el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) el publicista y administrador de empresas Norman Pineda Jiménez, fundador de Axelera, empresa de investigación y consultoría en neuronegocios y neuromarketing, dictó en diferentes regionales del país conferencias sobre economía naranja, industrias 4.0 e inteligencia emocional. 

 

 

Con base a eso, se definieron varios aspectos sobre qué es la economía naranja, cómo funciona, sus beneficios y cómo será su papel en la economía del país y de las regiones. En primera instancia, se tomó como referencia a John Howkins, un experto británico que la definió como “bienes y servicios creativos”.
 
 
Luego el Foro Económico Mundial enfatizó sobre un elemento fundamental: la innovación, por lo que este tipo de economía abarca campos como la investigación, el desarrollo de software, la arquitectura, las artes visuales, la gastronomía, la danza y muchos más ligados a la creatividad de las personas. 
 
 
Aunque hay actividades y prácticas que parecerían ser, no lo son, como ocurre con los sectores tradicionales (minería, agricultura, industria automotriz). A pesar de cruzarse con estos, la economía naranja tiene una característica especial: el poder que dan la tecnología y el avance de la informática y las telecomunicaciones para desarrollar la creatividad, la investigación, los talentos culturales y ancestrales de las personas. “Hay que tener en cuenta que la economía naranja no es contaminante, debe ser sostenible en todos sus niveles de producción”, explicó. 
 
 
Sobre los beneficios que genera en un país, el experto aseguró que asegura un desarrollo autónomo a largo plazo, sin depender tanto de variables internacionales; y garantiza a largo plazo exportaciones de productos e iniciativas elaboradas en Colombia. Sobre el potencial de este tipo de apuestas, lo definió como “un infinito, por eso también se llama economía de oportunidad naranja. El límite lo determinamos nosotros, pues involucra variados segmentos de producción”. 
 
 
Hay que hacer énfasis en que la creatividad se le considera como el eje articulador de todo, sin ella no hay economía naranja dado que su objetivo es la articulación de nuevas ideas con base en las necesidades de producción.
 
 
Por esa razón, también se hace necesario proteger dicha creatividad. “La economía naranja no funciona sin la propiedad intelectual que es su eje conductor. Por eso es necesario proteger las ideas y la creatividad, para que funcione. Esto se ve reflejado en la protección de los derechos de autor, argumentó el experto.
 
 
 
Aplicación
De acuerdo con Pineda Jiménez, la economía naranja sería vital para el desarrollo económico de Colombia dada la dependencia de otros países en términos de petróleo, gas, níquel, carbón, café, entre otros. Sumado a que no se cuenta con un desarrollo cultural y creativo propio, por lo que no se puede desaprovechar esta oportunidad para posicionar al país a nivel global con un tipo de economía que genera desarrollo importante y con una velocidad mucho mayor de lo que ocurre en otros sectores. 
 
 
“En Latinoamérica estamos a la par pero con el primer mundo muy rezagados. Aquí apenas comenzamos a entender conceptos como distritos culturales y cadenas de valor cultural. Pero al asumir Colombia la economía naranja como un eje del Gobierno, se fortalecerá un ecosistema propio, con participación de universidades, SENA, empresa privada, gobierno y consumidores”, explicó. 
 
 
 
Lineamientos
El presidente de la República, Iván Duque Márquez, puso en su inicio de mandato a la economía naranja como eje de desarrollo en el país, aprovechando el emprendimiento, la tecnología y las industrias creativas, que representan, si se suman todos los sectores que la componen, casi el 3 % del PIB.
 
 
Según cifras de la Presidencia de Colombia, eso equivale a tres veces lo que exporta el café a la economía colombiana y casi 1,5 veces lo que aporta la minería; emplea a más de 700.000 personas directa e indirectamente. “Tiene un potencial enorme para las exportaciones y es un gran generador de empleo y de valor agregado”, explicó Duque.
 
 
Entre las medidas para impulsar este modelo económico está la creación de una cuenta satélite de cultura y economía Naranja para medir mejor cómo está el sector, cuántos empleados tiene, a dónde exportan, cuántas empresas hay, dónde están, cuáles son sus dificultades y eso nos permite tomar mejores decisiones, explicó. 
 
 
Así mismo, el establecimiento de dos instrumentos de financiamiento en el caso de una línea de crédito de US$ 150 millones para apoyar a todos los emprendedores creativos del país con productos financieros de plazo y tasa; y con el fondo Innpulsa se buscará identificar a los emprendedores con el fin de apoyarlos en sus empresas bajo el concepto del Bono Naranja. Adicional a eso, en el SENA se crearían más programas de formación técnica para capacitar distintos elementos de la economía naranja.
 
 
Foto: tomada de Elsol.com
  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by