Vivienda en arriendo predomina en la región

1/1

 

El 61,5 % de los hogares en Pereira, Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal vive en condición de arrendatario, de los cuales el 44 % lo hace en apartamentos, siendo en su mayoría estrato 3 el que predomina, mientras que el 18 % de los hogares vive en una casa. Se evidenció que el 29,3 % de los hogares tienen vivienda propia totalmente pagada; el 4,5 % propia pero la están pagando; y el 4,3 % es un ocupante de hecho.

 

 

Así se desprende del informe que presentó a finales del año anterior la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) Risaralda denominado “Estudio de la actividad edificadora, oferta y demanda de vivienda Pereira y Dosquebradas”, donde se mostró la demanda potencial para la compra de vivienda nueva, teniendo como base y similitud la encuesta de hogares que realiza el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) con el estudio.
 
 
Del total de hogares en las tres localidades (211.573), 111.772 viven en arriendo u subarriendo; 63.482 tienen vivienda propia totalmente paga; 25.023 en usufructo; 7214 en vivienda propia pero la están culminando de pagar; y 4083 tienen posesión sin título.
 
 
 
Condiciones
Por estrato socioeconómico se encontró que la mayor tasa de arrendatarios está en el estrato 3 (24,8 %), seguido del estrato 4 (22,4 %) y de último el 6 con 14,6 %). Por consiguiente, la mayor tasa de propietarios está en el estrato 6 (23,7 %) y la más baja en el 2 (11,9 %). 
 
 
“Estas tasas de arrendamiento se dan por las prioridades de los jóvenes que ven una opción en un futuro no lejano, además la condición de hogares unipersonales y la conformación de hogares por parejas jóvenes que apenas están ingresando al mercado laboral”, destaca el informe. 
 
 
La mayor proporción de los arrendatarios se ubicó en la clase media, dando a entender que la mayor cantidad de hogares potencialmente compradores se encuentran del estrato tres al cinco, lo que posibilitara más la generación de mecanismos de índole gubernamental que busque brindar a este grupo poblacional la adquisición de vivienda.
 
 
En los estratos bajos los valores de los alquileres se ubican sobre los $ 440.000 mensuales, mientras que los estratos medios pagan en promedio de $ 650.000 mensuales; y los estratos altos $ 1.300.000, lo que indica la posibilidad de generar instrumentos financieros acordes con tal capacidad y que los convierta en propietarios de vivienda en mediano plazo.
 
 
 
La demanda
Un 63 % de los hogares de la región consideró que actualmente están dadas las condiciones para la adquisición de vivienda, gracias a las facilidades en la financiación en términos de crédito y tasas de interés y oferta variada, lo que favorece a las personas a hacer inversiones en este tipo de activos.
 
 
Sin embargo, el 36,9 % de los hogares consideró que no es buen momento para la compra, dado que el 43 % ya tienen vivienda propia, mientras que el restante de hogares planteó la falta de dinero para la cuota inicial, las restricciones del crédito, la edad y los altos precios de la vivienda como dificultades para comprar.
 
 
Precisamente el 63,8 % de los hogares de Pereira; el 58,8 % en Dosquebradas; y el 44,1 % en Santa Rosa de Cabal tienen intención de compra de vivienda, predominando entre las razones para hacerlo el no pago de más arriendo; la adquisición de una unidad habitacional con la necesidad de la familia; y por inversión.
 
 
Dentro de las intenciones de compra, los hogares de estrato socioeconómico 2 y 3 están dispuestos a una vivienda de hasta $ 100 millones; el estrato 4 fluctúa entre los $ 95 millones y los $ 120 millones; el estrato 5 hasta $ 150 millones; y el estrato 6 hasta $ 400 millones. 
 
 
Sobre la estimación de compra, el 58,2 % de los hogares lo haría en 24 meses; el 24,8 % en 12 meses; el 15 % no lo ha definido; y el 2 % en los 6 meses próximos. En cuanto a la forma de adquisición, el 70,8 % lo hará mediante el crédito hipotecario; el 8,5 % con ahorros; y un 7,9 % haciendo uso de las cesantías. 
 
 
 
Lugar a vivir
El deseo de adquisición de vivienda en el estrato dos no se centró en algún punto de la ciudad; el estrato tres busca vivienda en Cuba y el Centro por ubicación, cercanía a la familia y facilidad de acceso; el estrato cuatro busca vivienda en Cuba y Villa Verde, el Centro y la Pradera (Dosquebradas), aduciendo como motivo la ubicación y la economía.
 
 
En el caso del estrato cinco, el deseo de los hogares se centra en el Nogal y corales aduciendo los mismos argumentos que en el estrato cuatro; mientras que en el estrato seis, la búsqueda se enfoca en los Alpes, Pinares y Álamos por el fácil acceso, mientras que otros manifestaron la intención de compra en Cerritos por el deseo de vivienda campestre.
 
 
 
Dinámica hogares
Con base a la información del DANE, el estudio de Camacol mostró que la conformación de los hogares en Pereira, Dosquebradas y La Virginia es de 3,4 personas en promedio, indicador que viene disminuyendo como consecuencia de menores tasas de natalidad; mayor incursión de la mujer en el ámbito laboral; migración a Europa, Asia y Estados Unidos; el no deseo de los jóvenes por tener hijos; y la conformación de hogares de un solo integrante.
 
 
A lo anterior las proyecciones de crecimiento poblacional son inferiores a las planteadas en el año 2005. En el 2018 Pereira contaba con 476.636 habitantes; Dosquebradas con 204.739; y Santa Rosa de Cabal con 72.836, una tasa de crecimiento del 0,96 %, por debajo del 1,1 % proyectado en el 2005.
 
 
El número de habitantes de una vivienda habla de la composición social y de las tendencias de la dinámica familiar actual. Al conocer el número de personas que hoy habitan en una vivienda y nuevas necesidades, permiten proyectar el número de unidades habitacionales necesarias como tendencias en espacios internos que se han modificado para abrir paso a viviendas más pequeñas pero con espacios de esparcimiento amplios.
  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by