Cesantías, el respaldo de su futuro y el de su familia

1/1

Las cesantías son una prestación social a cargo del empleador y a favor del trabajador que corresponden a un mes de salario por cada año de servicios prestados o proporcionalmente al tiempo de servicio. Como lo estipula la Ley 50 de 1990, artículo 99, estas deben ser pagadas cada 31 de diciembre por año laborado. En caso contrario, se calcula cada mes de salario transcurrido desde la fecha de vinculación hasta dicho corte, y será consignado en el fondo de cesantías que el empleado haya elegido antes del 15 de febrero del año siguiente al que se realizó la liquidación, independientemente del tipo de contrato (indefinido o a término fijo). 


Sin embargo, la única situación en que al trabajador se le entregan directamente las cesantías es cuando finaliza el contrato de trabajo. En este caso, el día en que se le haga la liquidación del contrato, se le deben pagar al igual que el valor por los otros conceptos originados en la relación laboral.

De este modo se entiende entonces, que la prestación social que le corresponde a cada empleado por ley son recursos que buscan financiar las necesidades básicas de cada persona ante la eventualidad de quedar desempleada, claro que el objetivo original de las cesantías ha sido modificado para perseguir otros fines. Hoy, las cesantías se pueden retirar anticipadamente si estas se destinan para adquirir, construir y/o mejorar la vivienda, como también para pagar la educación propia, del cónyuge o de los hijos.Protección al CesanteEn Colombia se registran mensualmente un promedio de 73.000 personas desempleadas, según el Ministerio de Trabajo, lo que quiere decir que gran parte de ellos pierden la principal fuente de ingreso para el sostenimiento de los hogares. Ante esta realidad, el Gobierno nacional, diseñó un proyecto de ley para que los colombianos cuenten con recursos extras para cubrir sus gastos prioritarios como la salud, vivienda, servicios públicos y mercado, entre otros.


La política de protección al cesante contempla el apoyo durante seis meses, contados a partir del mes siguiente al registro como desempleado. El propósito es que la persona se reenganche en el mercado laboral antes de ese tiempo y devolverle la naturaleza que tienen las cesantías como ahorro.


Para que una persona pueda gozar de este beneficio y si devenga hasta dos Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes debe ahorrar voluntariamente como mínimo el 10 % del promedio del salario mensual durante el último año, por el contrario para los trabajadores que ganen más de dos SMLMV deberán ahorrar el 25 % una parte de las cesantías por un periodo mínimo de un año.

Cotizantes
Al quedar desempleado o cesante, se le entregará a través de la Caja de Compensación Familiar el valor del ahorro más los rendimientos obtenidos en el Fondo de Cesantías y sobre ese valor el FOSFEC le reconocerá un porcentaje adicional de acuerdo con el tiempo que haya ahorrado, al ingreso y al monto de los aportes.

Por otro lado si los trabajadores son independiente y desean vincularse al mecanismo, deberán afiliarse a las Cajas de Compensación Familiar teniendo en cuenta que para acceder a los beneficios deberán realizar aportes durante dos años, continuos o discontinuos, en el transcurso de los últimos tres años. La afiliación de los trabajadores independientes al MPC requerirá en todo caso, la afiliación previa a los Sistemas de Seguridad Social en Salud y Pensiones.

Otra beneficio que trae consigo la vinculación, es el servicio a la orientación para la búsqueda de trabajo, a través del Servicio Público de Empleo, que les permitirá conocer la información sobre los empleos vacantes que existen en el sector público y privado. Por último, el proyecto busca que las personas se vinculen a la oferta de formación de competencias laborales, a través del SENA y otras instituciones de capacitación, con el propósito de aumentar las probabilidades de consecución de un nuevo empleo en el menor tiempo posible.

Intereses de las Cesantías
Estos intereses deben cancelarse a más tardar el 31 de enero del año siguiente a aquel en que se causaron sobre el saldo del auxilio de cesantía a 31 de diciembre; o en las fechas de retiro del trabajo o liquidación parcial del auxilio de cesantía sobre el saldo que tenga el trabajador. Para liquidar los intereses se debe tomar el valor del auxilio de cesantía y multiplicarlo por 12 %, esto quiere decir el 1 % mensual. Este monto se le debe entregar directamente a la empleado, sin necesidad de consignarlo.

  • cesantías
  • prestación
  • empleador

Powered by