Marcando la diferencia en educación

1/2

Hace 20 años comenzó el sueño de un par de personas que lucharon con tesón y disciplina para crear un espacio educativo acorde a las necesidades del sector. Fue así como Luis Carlos Agudelo y Alba Lucía Cuesta,  desde su profesión, un Filósofo y Teólogo y una Tecnóloga Industrial concretaron el proyecto, que hasta septiembre del año 1994 solo estaba en el papel.

Para fijar el nombre, fueron muchos los que se estudiaron, pero finalmente quien mejor llevaría las banderas de los pilares del liderazgo compromiso y libertad, fue Abraham Lincoln, ex presidente de los Estados Unidos de América y uno de los personajes más influyentes en la historia, por su significativo aporte a la libertad, luego de contribuir a superar la guerra civil y la abolición de la esclavitud. 
 
El sueño educativo se materializó iniciando labores en el barrio Providencia y su oferta educativa contemplaba los grados de preescolar y básica primaria. Meses más tarde recibió la aprobación mediante la Resolución 394 del 22 de noviembre de 1994 por parte de la Secretaría de Educación Departamental.
 
Con la intención de crecimiento, un año más tarde la sede se traslada al barrio Ciudad Jardín con el propósito de ampliar su oferta y las instalaciones. Asimismo se dio apertura a grado sexto, con el que poco a poco se comenzó a ofrecer el bachiller hasta el grado once.
 
Sobre el año 1997 inició la construcción de la sede en la finca El Silencio, en inmediaciones  del corregimiento de Tribunas, obra que tardó 7 años en realizarse, y que constantemente se modifica  en respuesta a las necesidades del plantel. 
 
Iniciando el nuevo milenio en el año 2000, graduó la primer promoción de bachilleres con la que se confirmó el trabajo y los frutos que se empezaron a cosechar, lo que le confirmó a las nuevas generaciones la seriedad y el compromiso educativo de la institución.
 
La calidad en el personal docente ha sido una consigna que ha permanecido desde la fundación, por eso la apuesta en bilingüismo, la calidad humana y la formación en valores, han contribuido a la formación integral de los futuros ciudadanos.
 
En respuesta al desafío de la educación, el colegio es considerado pionero en la incorporación de medios digitales en el quehacer académico. Otro de los factores en los que trabaja es para contribuir al cambio de un mundo deshumanizado, buscando cómo preparar a los jóvenes para que sean capaces de hacer frente a esta problemática.
 
En el año 2008 luego de un trabajo fuerte en los procesos de calidad, el Abraham Lincoln recibió la certificación de calidad en la norma ISO 9001:2008 Bureau Veritas, calificación que ha mantenido desde entonces.
  • sueño
  • personas
  • lucharon

  Continúa Leyendo




Powered by