Alfonso Marín, docente destacado en Areandina

1/1

El maestro Alfonso Marín Hernández más conocido como “Donal”, es docente de bienestar universitario y hace unos días recibió de parte de la Cámara de Comercio de Pereira un reconocimiento como poeta, dibujante, escultor y profesor quien ha motivado un conocimiento y una representación literaria de la tradición cultural de la ciudad, a través de su trayectoría como creador, consolidando una voz de gran valor en la poesía de Pereira.


“Donal”, lleva 20 años trabajando en Areandina, donde sus áreas de enseñanza son el arte y la cultura con un taller de literatura, escultura, dibujo artístico y de apreciación cinematográfica con el desarrollo de la promoción de una revista “La Pulga Literaria” con contenido de poemas escritos por docentes y estudiantes de Areandina.


Alfonso indicó que “la mayor parte de mi vida me he dedicado a escribir literatura y eso me ha llevado a obtener un promedio de 7 libros inéditos. Por otra parte, mis esculturas han sido expuestas en distintos lugares de Pereira como Zona 4, el Centro Comercial El Lago y en el interior de la universidad Andina. Mis dibujos han obtenido gran participación en Corto Circuito de la ciudad”.
“Donal”, no sabe a ciencia cierta porque se dedicó a esta labor, pero lo que si afirma es que su padre fue un gran lector, dibujante y músico y que de pronto eso fue lo que lo motivo a ejercer este trabajo, pues vale la pena aclarar que este hombre no estudió profesionalmente para desarrollar estas modalidades. “Nací con estas habilidades y poco a poco las fui desarrollando”.


No obstante, los reconocimientos públicos más importantes que ha obtenido son como “el artista del año” en el 2013 y el de la Cámara de Comercio de Pereira como uno de los mejores escritores de Risaralda. Donal ha escrito libros de poemas inéditos como: Diez veces diez, poemario, el ciego y el vidente, Saalam al jali (rincón de la nada), entre otros.

No sé si comprar medias o arreglar los zapatos

La suela de mis zapatos tiene agujeros por donde todavía no piso una brasa, pavesa o cigarrillo encendido; sin embargo el invierno moja los dedos pero las medias no, porque no tengo. Así es cuando lloro: se mojan las mejillas pero el corazón no, porque no tengo.

  • maestro
  • días
  • motivado

  Continúa Leyendo




Powered by