Los Yanaconas que acompañaban las tropas de Benalcázar

1/1

Walter Benavides Antia

Se ha escrito profusamente que los Yanaconas que lo acompañaron en sus recorridos, eran indios con oficios de esclavos. Sin embargo, su papel en la conquista está por escribirse, pues recientes investigaciones, señalan que en realidad eran militares degradados por los Incas, que se unieron a los españoles inmediatamente, y con sus acciones contribuyeron a la conquista de la región centro occidental de Colombia.


1536. Benalcázar sale de Quito en busca de Ampudia, acompañado de 6 mil indios Yanaconas.
El 5 de enero de 1536, Benalcázar sale de Quito acompañado por su hijo Francisco, con un ejército de 80 soldados a caballo, 200 españoles infantes, y 6 mil indios Yanaconas, en calidad de militares utilizados para la guerra y el espionaje, sirvientes (mujeres), abrir caminos, guías, cocina, y cohabitación, en busca de Pedro de Ampudia y Pedro de Añasco, que ya se encontraban en la primera Villa Ampudia.


1537. Pizarro ordena devolver a Benalcázar sus tierras e indios yanaconas. Agosto
En el primer tomo del Libro de Actas del Cabildo de Quito hay una provisión de Francisco Pizarro, que dispone, se restituyan a Benalcázar, tierras, solares pueblos de indios y yanaconas.
“las tierras, solares, pueblos de indios y yanaconas de que le había desposeído y repartido Pedro de Puelles, cuando aquel, capitán fue ál descubrimiento de Quillacinga; pues tal descubrimiento iba á hacerlo como su Teniente de Gobernador”.

1538. Benalcázar sale de Quito a Popayán, con mil Yanaconas. Febrero a mayoEstando en Quito conoce que llega Gonzalo Pizarro. Sin perder tiempo, decide regresar a Popayán. Motiva entonces a 150 familias para que lo sigan hacia el norte, y lo consigue. Sale el 23 de febrero y llega en mayo de 1538 a Popayán, acompañado de 300 soldados bien equipados, y por cerca de mil Yanaconas, la mayoría dedicados a labores militares con Orejones como jefes. Recordemos que en 1536 había llevado 6 mil.


“Hicieron en los fuertes sus garitas / [...] Entraron muchos indios yanaconas / [...] Por ser algunos dellos orejones / Cursados en belígeras cuestiones”1.
“Los indios de servicio yanaconas [...] mostraron sus voluntades [...] porque como habían bajado del Perú y eran orejones, los más querían volverse allá”2.


Los llamados Yanaconas, más que sirvientes, eran militares
“más de 17.000 Yanakunas [...] fueron separados violentamente unos, y por voluntad propia otros, y trasladados como guerreros, agricultores, pastores y cargueros. Algunos murieron guerreando, otros se fueron quedando a lo largo de la ruta recorrida por los invasores españoles”3.

Hoy no admite dudas. Los españoles por lo reducido de sus tropas, tuvieron suficientes razones para recibir combatientes nativos sin condiciones. Bajo el rótulo de yanaconas4, los cronistas y conquistadores, identificaron a los indios que participaron de la empresa conquistadora, que cobija una masa heterogénea de individuos, entre los que se encontraban numerosos Orejones5, soldados rasos y ayudantes militares de toda clase. Los Orejones, ciertamente, se percibían a sí mismos como hombres libres involucrados en una campaña en la cual eran aliados de los invasores, antes que sirvientes. En cuanto a los soldados rasos, y los “indios de servicio”, tenían la esperanza de mejorar sus condiciones de vida y tener un pedazo de tierra.


Solo así se explica, el que tan pocos españoles, hubiesen conquistado tan fácilmente pueblos que los superaban en número en proporción de 20 a 1. Estos indios soldados, convertidos en la guerra, en carne de cañón, ayudaron a Ampudia, Puelles y Benalcázar y sus hombres en sus conquistas de las tierras de los Sindaguas y de los caciques Calambás, Pubén, Pupayán, Xamundí y Petecuy.
 antia53@gmail.com

  • escrito
  • recorridos
  • papel

  Continúa Leyendo




Powered by