Castrochavistas y paracos


Víctor Zuluaga Gómez  

Cuando miramos el pasado, lo que encontramos es una lucha entre los herederos de latifundios otorgados por España durante sus largos años de dominación. Entre otras cosas, ese fue uno de los aspectos fundamentales que determinaron la llegada de miles de campesinos pobres a colonizar el norte del Estado del Cauca, que contaba con gran cantidad de tierras baldías. Antioquia estaba copada de “Concesiones reales”.

 

La llegada del café a estas región central avivó los conflictos porque muchas de las tierras que tenían los indígenas en esta Región Central, eran aptas para el cultivo del café pero los indígenas no estaban interesados en el monocultivo. En Belén de Umbría, Guática, Riosucio, Quinchía, Supía, entre otros, la desposesión fue el pan de cada día y de la mano de ella, la violencia. 

 

Bajo del ropaje partidista se generalizó la lucha entre conservadores y liberales, partidos a los cuales se pertenecía por tradición familiar, por intereses económicos (campesino pobre o hacendado), por credo religioso (los liberales eran tildados de ateos) y también por vivir en el campo o la ciudad.

 

La polarización del pasado en donde se trataba de desaparecer a los liberales o a los conservadores ha sido reemplazada por un enfrentamiento a muerte entre quienes defienden un ordenamiento capitalista sin restricciones y quienes consideran que este modelo debe desaparecer. De allí que ahora se hable de dos posiciones irreconciliables: “Castrochavistas” y “Paracos”. En el fondo sigue siendo un problema en donde el acceso a la tierra sigue jugando su papel, así como la influencia que tiene el capital extranjero en la economía del país. Y habría que hacerse alusión al fenómeno de la corrupción generalizada que no ha respetado ni siquiera a los patriarcas de las Altas Cortes. 

 

En relación con las elecciones presidenciales, observamos cómo la opinión se ha dividido entre dos vertientes: de una lado el centro Democrático que recoge buena parte del conservatismo y a donde seguramente llegará el doctor Vargas Lleras con la “U”. Al lado del doctor Petro se deslizarán algunos partidarios del Polo y la doctora Piedad. De manera que seguirán en el “Centro”, la coalición por Colombia y el partido liberal, a nuestro juicio la única posición que nos permitirá a futuro, superar la nefasta polarización que vivimos. Todo tenemos que caber en este país, con nuestra diferencias. ¡Con Fajardo, se puede!

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

Powered by