¡Compremos de aquí!


Mauricio Vega Lemus


Se acerca fin de año y a pesar de la desaceleración económica, la inflación y el clima quizás un poco temeroso en temas de inversión, es la época de mayor consumo en el año por parte de los hogares.


Gracias a las plataformas de internet y a la conectividad en la que se encuentra el mundo actualmente, es mucho más fácil acceder a productos en otros lugares, dándole una desventaja competitiva a los pequeños productores de nuestra región, obligando a estos a replantear sus negocios, contribuyendo al desempleo y a la misma desaceleración económica.

El Eje Cafetero se ha caracterizado por su fuerza y su talante, hemos vivido circunstancias como la crisis del café y el terremoto de 1999, acontecimientos que fueron prueba de fuego para los líderes empresariales y políticos de la región que han tenido que repensar, en múltiples ocasiones, el modelo de desarrollo de sus departamentos y diversificar sus economías. Hace poco en el Congreso Nacional de la Infraestructura, el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, dijo “todos tenemos un compromiso con la elevación de la productividad en el país” éste es precisamente el objetivo al cual deben ir dirigidos todos los esfuerzos y replanteamientos de la economía regional por parte de nuestros líderes, debemos enfocarnos en incentivar la cultura de compra local ya que este es un tema que nos concierne a todos y al final, nos beneficia a todos tener una economía fluida y creciente.


El Eje Cafetero tiene la ventaja de ser una de las aglomeraciones urbanas más importantes del país, con sus capitales muy bien conectadas por medio de vías envidiables, potenciando de esta manera el mercado regional y dinamizando un intercambio comercial entre los tres departamentos, siendo esta una ventaja competitiva ante otras regiones que deberíamos aprovechar aún más. Esta podría ser una de las líneas de acción de la RAP del Eje Cafetero, para que, mediante la unión de los tres departamentos, se genere una cultura de arraigo por lo nuestro y de orgullo por preservar no solo nuestra cultura sino también nuestros productos, nuestra empresa, nuestra economía.


En las tres capitales han florecido diversas estrategias para fomentar la “compra de lo nuestro”, pero deberíamos dar un paso más y hacer de ello una verdadera estrategia regional para la competitividad, de la mano de las Cámaras de Comercio de la región, que son en buena medida responsables de que hoy el Eje Cafetero se ubique en el top 10 del Ranking Nacional de Competitividad, lanzado hace algunos días por la Universidad del Rosario y el Consejo Privado de Competitividad, demostrando que nuestra región está enfocada en el desarrollo y el crecimiento económico.  Por eso, como habitantes, como hijos de esta maravilla de la naturaleza que es nuestra región, debemos en esta época decembrina empezar por lo básico: comprar local y potencializar lo nuestro.

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by