De tú a tú, Memoria injusta (II)


Henry Carvajal Castro

El gran desarrollo de Pereira está en deuda con la Sociedad de Mejoras Públicas, dueña de las grandes iniciativas que germinaron la gran capital de hoy. Solamente con los carnavales, de tres días de duración que hacían cada cuatro meses, convocaban masivamente a los colombianos, tanto que muchas de esas gentes sembraron sus apellidos en el corazón de la ciudad-región de hoy, con la tienda de la esquina o con el árabe vendiéndole telas puerta a puerta, majito.


Fue la política mezquina y los celos que generaba en el reconocimiento, por las muestras de progreso y desarrollo, la que quiso darle la estocada de muerte a una cívica y respetable SS.MM.PP., entidad que gobernaba a Pereira desde la obra y la hazaña con el respeto y reconocimiento de todos.

Fueron gloriosas batallas desde la trinchera cívica y de convencimiento, hacerle entender a la gente que, a la visión había que agregarle determinación y ahí fue cuando los convites edificaron: Hospital, Parques, Aeropuerto, Avenidas, Coliseos, trajeron el tren, montaron el tranvía, resultado notable de las estrategias de contagio cívico edificante-visionario.


Nobles y gendarmes, visión y grandeza, poner el hombro y untarse del barro de la nobleza y de respeto para contagiar a la incipiente Pereira, de lo que había que hacer para legar una ciudad que fuera orgullo de todos. Y lo consiguieron convite a convite, con un tejido cívico contagiante y una efervescencia cívica demoledora.


Desde la Pereira empedrada en 1925, hasta la moderna urbe de hoy, la heráldica de la SS-MM.PP. está presente en todos los tiempos, dada la estructura de gran ciudad que con las Comisiones edificó: El Deogracias Cardona, las redes del Ferrocarril, los carreteables a las capitales del Eje y Cartago-La Virginia-La Florida, la Lotería de Pereira, la Cámara de Comercio, el Banco de Pereira, que a propósito arrancó un reto que habla muy bien de la fuerza interior y reciedad de su grandeza: Hace poco tiempo que Pereira era desconocida en el país y hoy está dando pasos gigantes en materia de progreso y si llegamos a posponer la fundación del Banco de Pereira, en que estemos comprometidos, el concepto moral habrá perdido muchísimo y tendremos que llorar como mujeres, lo que no supimos crear como varones.

¿Será que le cambiamos el nombre a la Belalcázar y la llamamos SS.MM.PP? Un justo homenaje a la gran forjadora de nuestra capital y del Eje ¿Será?¿Por qué Pereira paga, pero no tiene Autopista del Café?

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by