Dr. R. Llinás: la educación y la instrucción


Héctor M. Palma Mendoza

El ilustre neuro-científico Rodolfo Llinás, en una conferencia dictada en la Cumbre de Líderes por la Educación, habló sobre las fallas del sistema educativo en Colombia; hizo énfasis, especialmente en la excesiva “memorización” que los maestros y profesores, en la primaria como en la secundaria, utilizan para enseñar a sus pupilos las materias que les corresponden en el pensum establecido. Y al respecto, dice: “La escuela nos enseña la ubicación geográfica de los ríos, pero jamás explica la importancia del agua. Sabemos donde queda Caquetá; aprendemos de memoria los nombres de las ciudades capitales y sabemos ubicar a Mesopotamia en el Mapamundi. Somos un baúl repleto de contenidos, pero vacíos de contextos; de ahí nuestra dificultad para aplicar el conocimiento en la realidad…”. 

Llinás se refirió a la mala educación e instrucción impartidos en el desarrollo del mencionado sistema. Lo expresado por el connotado neuro-cirujano  acerca de las falencias referidas, son en gran parte ciertas. Para él, no existe claridad para diferenciar los conceptos de “educación” y de “instrucción”, que se confunden pero son diferentes en sus contenidos. Veamos:

La educación está dirigida a la enseñanza de los buenos modales y conducta del estudiante para formar su personalidad, atendiendo los principios morales y éticos que constituyen básicamente lo primordial para que sea un individuo útil a la familia y a la sociedad.

La instrucción va dirigida al proceso de adquisición de conocimientos del estudiante, para la formación de su cultura intelectual, sujeta al pensum de materias establecidas para tal fin. 

Anota un eminente pedagogo: “Podemos decir que la educación se ocupa de los sentimientos, convicciones, rasgos de la voluntad y carácter del alumno y su función consiste en impulsar y desarrollar la actuación social del ser humano. Por el contrario, la instrucción centra su atención en las realizaciones del estudiante como lo que éste puede ir haciendo con sus conocimientos y especialidades…”

Para cumplir exitosamente los objetivos citados, se requieren maestros y profesores con buena preparación; verdaderos pedagogos, doctos en la enseñanza, honorables, rectos y comprobado profesionalismo; cualidades que, a veces, no aparecen en nuestro sistema educativo.

Ojalá la educación de nuestra juventud vaya mejorando cada día más y más. ASÍ SEA.

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by