¡El bolero vive!


Ernesto Zuluaga

Siempre que hacemos selecciones ingresamos en el mundo de la especulación y es muy difícil estar de acuerdo con todo el mundo, pero creo no equivocarme al afirmar que dos de los mejores boleristas de toda la historia han sido Roberto Ledesma y Lucho Gatica. Ambos nos brindan noticias por estos días y por eso los traigo a colación, para intentar superar el hastío que produce esta campaña electoral.


El primero, cantante cubano, alcanza 94 años de edad el próximo 24 de junio y puedo asegurarles que es algo verdaderamente sorprendente pues su vida estuvo siempre acompañada de licor y cigarrillo hasta el grado en que antes de sus 50 años ya había perdido la tesitura de su voz y aquellos falsetes que lo hicieron único en la época en la que el bolero regresaba a la modernidad. Su voz “chirriaba” y desentonaba de forma lamentable de tal forma que tuvo que abandonar su carrera musical, la que retomó varias décadas después ya solamente como ícono y figura del recuerdo.

Oriundo de La Habana y huérfano desde los 17, en una familia de ocho hermanos, Ledesma se dedicó al canto desde temprana edad e inició su carrera integrando el Trío Martino de Cuba con quienes a comienzos de los años 50, partió hacia México. Estuvieron de gira por Centroamérica y Suramérica durante seis años y al regresar a Cuba en medio de la revolución de Fidel Castro, se vio obligado a partir primero a Nueva York y después a Miami donde conoció a quienes fueron sus mentores, los tambiéncubanos José Fajardo y Pepe Delgado. Se hizo famoso interpretando boleros y su primer éxito —aún cumbre— fue: “Con mi corazón te espero” (Tú tan alta yo tan bajo que alcanzarte así no puedo, tú tan rica yo tan pobre, rico solo en sentimientos...), del compositor cubano Humberto Suárez grabada en 1961. Luego vinieron “Camino del puente”, “La pared”, “El árbol” y muchas más.


Pero lo que catapultó a Ledesma a la gloria fue haber sido el primer interprete del compositor y cantante mexicano Armando Manzanero, desconocido hasta entonces. Llegaron “Adoro”, “Esta tarde vi llover” “Contigo aprendí”, “No”, “Yo no soy tu amigo” y muchos boleros más que hoy, en algún rincón del dial, todavía están sonando. Vino a Colombia por primera vez en 1952 con el mencionado Trío Martino y sigue visitándonos a cada rato a pesar de su avanzada edad.
Lucho Gatica, nacido en Antofagasta (Chile) cumple 90 años el próximo 11 de agosto. Fue su hermano Arturo Gatica, diez años mayor, quien impulsó sus primeros pasos musicales.

A sus dieciocho años (1946) cantó “Tú, dónde estás”. En 1951 conoció en Santiago a la vocalista cubana Olga Guillot y grabó con la orquesta de Don Roy el tema “Piel Canela” del puertorriqueño Bobby Capó. Gatica conoció después al Trío Los Peregrinos, que respaldaban con sus guitarras al cantante boliviano Raúl Shaw Moreno y decidió grabar con ellos los boleros “Contigo en la distancia”, del cubano César Portillo de la Luz, y “Sinceridad” del nicaragüense Rafael Gastón Pérez. En 1957, Gatica se mudó a México —país que cobraría gran importancia en su vida— y allí lanzóen 1959 “No me platiques”, “Tú me acostumbraste” y “Voy a apagar la luz”.

En 1961 comenzó a manifestar sus primeros problemas vocales, un desgaste que se acentuaría en los años siguientes y que incidiría en su baja producción discográfica. El 25 de enero de 2008, Gatica fue inmortalizado con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.Dos de los más grandes boleristas de la historia siguen vivos y el bolero también. 

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by