Herejías, Alguien dijo que los suizos están lobotomizados


Juan Manuel Buitrago

Alguien dijo que los suizos están lobotomizados porque en su país lo que no está prohibido es obligatorio y se creen en el paraíso. En efecto, la metáfora bíblica nos cuenta que en el paraíso lo bueno y lo malo fueron establecidos desde el principio y no le era dado a sus moradores decidir si lo que iban a hacer estaba bien o mal hecho usando su cerebro para pensar.


La encantadora señora Eva – un Prometeo de sexo femenino – decidió presentarse a elecciones en el debate manzanas o libertad. En una contienda rarísima en donde participaron hasta las culebras ganó la libertad. El paraíso se volvió mierda y de eso seguimos comiendo y ahí vamos, sin rumbo fijo pero avanzando. Ya fabricamos máquinas inteligentes y cohetes capaces de llevarlas a los confines del universo.

Si uno es político y piensa vivir ejerciendo el poder tiene las alternativas de financiar los gastos del gobierno sacando petróleo y vendiéndolo en el exterior, o de poner a trabajar un millón de empresarios campesinos para quitarles luego parte de lo que se ganen con su trabajo de sol a sol para financiar con sus impuestos esos gastos. Se necesita ser muy pendejo para optar por la segunda opción en donde la gente va a pedir cuentas claras, pero eso tan bueno como la primera opción no es eterno y podríamos acabar iguales a Venezuela.


Escoger entre petróleo y aguacates sería una decisión trascendental y entenderlo como una votación sobre el tipo de economía que debe adoptar Colombia ahora mismo previniendo un futuro sin petróleo resulta pertinente y oportuno. Fortalecer la agricultura es fundamental para el desarrollo económico y no podemos quedarnos en elucubraciones bizantinas acerca de quién debe tener la propiedad de la tierra. La tierra con títulos emproblemados debe pasar a ser del Estado que debe arrendársela de inmediato a los empresarios privados capaces de hacerla producir y punto.


Ni las manicuristas y los modelos de pasarela en una economía naranja ni unos campesinos sin recursos tratando de cultivar aguacates en propiedades que se les expropien a sus legítimos dueños son soluciones serias.

Entre aguacates o petróleo ganan los aguacates, pero tanto Duque como Petro están obligados a presentarnos proyectos para construir un modelo viable desde el punto de vista financiero (como el que nos brindó alguna vez la caficultura) ya sea para producir aguacates o helecho para chamuscar marranos. Estamos ante una disyuntiva bíblica que definirá si seguimos aplazando el final de la estúpida minería imperialista o si aceptamos ya el moderno desafío de entrar al mercado mundial con algún valor agregado.

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

Powered by