Los tozudos hechos


Alfonso Gutiérrez Millán

El 19 de abril de 1970, cuando se produjo el “susto” de Rojas Pinilla, los partidos Conservador y Liberal se repartían constitucionalmente los puestos y los contratos oficiales; y controlaban, además, esas registradurías en las cuales se sintieron “obligados” a cambiar votos. En aquellos tiempos surgieron voces de menosprecio contra el general; aduciendo, como ocurre hoy con Petro, que era un pésimo administrador, un cohechador y un despilfarrador de recursos públicos. Y también en ese entonces, como sucede con Petro, poquísimos analistas polìticos consideraban que una clase dominante que ha detentado el poder por casi 200 años, pudiera ser derrotada por un desprestigiado demagogo ¡Pero otra cosa marcaron los tozudos hechos!


Porque -es mejor no meternos mentiras “piadosas”-, Petro llenó las plazas de Pereira y Armenia con multitudes que no veíamos desde hace décadas. Y lo mismo ocurrió en regiones tradicionalmente conservadoras como Pasto, Popayan o Neiva y en un pueblo godísimo de Santander como Piedecuesta. Y si a esto agregamos por lo menos una docena de éxitos convocatorios en la Costa Atlántica o en sus fortines de Bogotá-Soacha y hasta en el Valle del Cauca tendríamos que, desde el mismísimo general Rojas, nadie ha logrado reunir tantísima gente con un mensaje contestatario tan desafiante para nuestro invicto “stablishment”.


 En opinión de algunos mienbros de nuestro grupo de politólogos las inconsistencias del eje Rojas-Petro radicararían en sus propuestas etéreas, populacheras y desconectadas de cualquier cuerpo sólido de doctrina política. Rojas, recurrió hasta al aumento del precio en la yuca y la papa, Petro, no expone tesis propiamente comunistoides (cambiar sistemas energéticos, comprar ingenios o subir impuestos prediales no fue precisamente lo que hicieron Lenin, Castro o Chaves); sin embargo, esta evidente debilidad ideológica no parece tener mayor influencia sobre nuestras poco cultivadas masas; de continuar asi las cosas la vigencia del sistema actual de partidos dependería casi exclusivamente de que estos reagrupen sus fuerzas políticas, y especialmente las económicas, alrededor de un candidato común para la segunda vuelta: una posibilidad que no existía para 1.970… ¡Y entonces tuvimos el fraude!

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by