Los votantes desinformados


Otoniel Arango Collazos

Aunque algunos votantes suelen hacer un análisis objetivo de su derecho a elegir, la gran mayoría lo hace por simpatía, por odio o por desinformación sobre los candidatos en contienda.


Como en Colombia se ha llevado a cabo con éxito una guerra sutil, invisible, soterrada, con base en la combinación de todas las formas de lucha, el común de los mortales no percibe que hace mucho tiempo desaparecieron del pensum académico la Historia Patria y la Educación Cívica y si acaso se enseñan los textos de la Constitución Política, que es un catálogo de muchos derechos con un solo artículo sobre obligaciones. En este contexto tenemos a unos jovencitos totalmente ignorantes sobre eventos como la independencia de Colombia del yugo español y la lucha del Ejército Libertador para crear una Patria Grande Respetada y Libre; mucho menos conoce los orígenes de la violencia fratricida, el surgimiento de los movimientos subversivos y su posterior degeneración en grupos de narcoterroristas.

Los jóvenes ignoran que hace menos de dos décadas, estábamos secuestrados en las ciudades y pueblos, porque no se podía uno desplazar en las noches so pena de ser secuestrado, herido o muerto; no conocen que un grupo llamado M-19 se alió con Pablo Escobar para tomarse el Palacio de Justicia, desaparecer unos expedientes y que en el intento asesinaron a lo más granado de la judicatura colombiana, los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia.


Algunos jóvenes de hoy en día, salen alegres a hacerle coro al movimiento político Farc, ignorando que destruyeron pueblos enteros, mutilaron millares de civiles y militares, extorsionaron, secuestraron menores de edad que aún no devuelven y sobre todo, se dedicaron al jugoso negocio del narcotráfico, cuya última prueba fue la negociación de 10 toneladas de coca, después de haber firmado el famoso tratado cocinado en La Habana y firmado en el Teatro Colon, cuando el pueblo había dicho no en el plebiscito.


Los jóvenes de hoy en día, como los de hace milenios, ejercen libremente su derecho a ser revolucionarios (Una condición que como la juventud se cura con el tiempo). Así es, y lo natural es que los jóvenes sean revolucionarios; lo que no es aceptable que es que esos ímpetus no vayan acompañados de información real sobre lo que ha pasado en Colombia y lo que pasará si votan por el candidato que no es lo que ellos piensan. Colombia está al borde del abismo y si no votamos bien, podemos dar el paso que tanto esperó la subversión para tomarse el poder suavemente. Un feliz día y mucha prosperidad.

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

Powered by