O nos reinventamos o nos deja el tren del desarrollo


Fabio Castaño Molina

!Si amigos lectores!, así de contundente es la cosa:  O nos reinventamos o nos deja el tren del desarrollo.  El asunto es para tomarlo muy en serio, tanto a nivel institucional como a nivel profesional e incluso personal. 

A nivel institucional o gubernamental, lo advertía en reciente visita a Pereira el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Retrepo:  Risaralda se destaca en emprendimiento con estrategias como Expocamello, pero se raja en innovación. Y a nivel profesional y personal  las voces de alerta sobre el futuro que nos espera a raíz del desaforado auge de la tecnología, son casi que apocalípticas pues según expertos en futurología, la inteligencia artificial que el mismo hombre ha desarrollado, lo puede desplazar hasta el punto de generar una ola de desempleo que podría arrasar con diversos sectores de la economía o por lo menos generar un impacto negativo de proporciones. 

Para muestra de lo anterior basta leer la profunda y seria investigación del periodista argentino Andrés Oppenheimer,  plasmada en su más reciente libro titulado !Sálvese quien pueda! en el cual hace una clara radiografía del trabajo en la era de la automatización.  Según el comunicador  “La tecnología, con el correr del tiempo, va a reducir la demanda de empleos, especialmente en los empleos que requieren menos habilidades”, y agrega “que ahora están viendo amenazados sus trabajos no sólo los trabajadores manuales; sino también quienes realizamos tareas de cuello blanco, como los periodistas, los agentes de bienes raíces, los banqueros, los agentes de seguros, los contadores, los abogados y los médicos: Prácticamente no hay profesión que se salve. Todas están siendo impactadas -al menos parcialmente- por la automatización del trabajo”.

En el mismo libro Oppenheimer increpa a los empresarios para que respondan ante esta amenaza, y la respuesta de la gran mayoría de éstos es que están automatizando sus operaciones  y que, lejos de reducir empleos- están aumentando la productividad y creando nuevos nuevos trabajos para sus empleados:  ¿Deberíamos creerles?  ¿O nos están contando cuentos de hadas? Se pregunta el mismo periodista, al precisar que de cualquier manera, no es nada seguro que en el futuro ocurra lo mismo, pues la automatización de los trabajos, los avances de la inteligencia artificial y la aceleración tecnológica son cada vez mayores.

Oppenheimmer, quien presta sus servicios para dos de los medios más importantes del mundo, CNN y el periódico The Washington Post, admite que es precisamente su profesión de periodista una de más amenazadas por los avances de la tecnología, pues el periódico para el que labora ya está publicando noticias políticas escritas por robots y la mayoría de diarios norteamericanos están publicando resultados deportivos y noticias bursátiles redactadas por máquinas inteligentes. Los maestros, los meseros, los actores, los hoteleros, los trabajadores manufactureros y los transportistas;  los músicos y deportistas, aparecen también como las profesiones que pueden ser reemplazadas total o parcialmente por la inteligencia artificial.  

¿La solución? Según se plantea en el mismo libro, la gente con altos niveles de habilidades o estudios estará bien equipada para moverse hacia los nuevos trabajos que surjan en los próximos años. Serán fundamentales además, la creatividad, la originalidad, la inteligencia social y emocional que también deberán enseñarse en las universidades, pues serán claves para las profesiones del futuro.

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by