Rescate del niño Cristo José hace renacer la fe en Colombia


Augusto Mejía

Si por fundamentalismo entendemos la visión extrema de una ideología política, religiosa o económica que no admite controversia, no es fácil la situación que viven muchísimas naciones, y la de Colombia es bien compleja. Con la primera revolución industrial producida en Inglaterra, apareció el capitalismo, al que se opondría el comunismo, y después de la primera guerra mundial surgió el determinismo histórico, que tarde o temprano la tierra sería comunista.

 

 

Pero, por el predominio de la técnica, el capitalismo adquirió la ventaja que hoy domina al mundo, hasta el punto que repúblicas como Rusia o China prácticamente ya no son comunistas, sino de capitalistas de Estado. En la América española-lusitana, sin embargo esa pugna ideológica produjo sus rezagos, como los de Cuba y últimamente Venezuela. La situación de nuestra hermana República Bolivariana es tan triste que su inflación ya alcanzó los 10 millones por ciento; y el mundo tiene conciencia de que es un Estado fallido.

 

 

Siendo la nación más rica de Suramérica decidieron más bien replegarse en un demodé socialismo del siglo XXI y alimentar más bien a Cuba que a sus propios connacionales. Según nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, 4 millones de venezolanos muy pronto se fusionarán con Colombia; sin embargo, a columnistas como Laura Gil o Vladdo en “El Tiempo”, uno de nuestros ministros estrellas les parece desastroso.

 

 

El daño que Venezuela nos hizo durante 60 años para que allí se refugiaran los terroristas, primero los de las Farc, y ahora los elenos; los hizo víctimas de su propio invento. Como los de las Farc, recibieron de Santos, De la Calle y Jaramillo, casa, carro y beca; ahora los del ELN quieren una encimita, pero el presidente Iván Duque los tiene en la raya. Nadie entiende por qué a estas alturas del conocimiento, los elenos sostienen que tienen “derecho” a secuestrar, cuando la pestilencia de “todas las formas de lucha” fue recogida.

 

 

Pero ya en el plano nacional, es muy triste que los del ELN, las disidencias de las Farc y la delincuencia común, persistan en secuestrar como a diario lo hacen en nuestro país. Por ser un niño símbolo, el secuestro de Cristo José hizo estremecer a la nación, pero a diario, la insania permanece. Rescatado Cristo, al día siguiente matan a un padre y secuestran a otro niño; y Colombia enmudece.
augustomejiag@gmail.com

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by