Los cafés de alta calidad se abren paso en Risaralda

1/1

Editor: Óscar Osorio Ospina  | oscar.osorio@eldiario.com.co 

 

"Los cafés de alta calidad han vuelto a enamorar a muchos jóvenes del campo y a evitar su migración hacia las ciudades".

 

El corregimiento de Bruselas en Pitalito (Huila), el cual agrupa a 33 veredas, se ha convertido en el referente de la producción de cafés especiales en el país, los cuales representan para los caficultores ingresos cinco o seis veces más altos que los del café tradicional. Esta transformación, que ha permitido que los jóvenes permanezcan en el campo, se ha logrado gracias a un proceso educativo, científico y asociativo que les garantiza mejorar la calidad del producto y generar un ambiente de desarrollo inigualable, como lo señala el escritor Gustavo Álvarez Gardeazabal.

 

En Risaralda se está haciendo una labor similar e impulsando la comercialización de tres perfiles de cafés especiales con bastante éxito, en una labor conjunta con distintas entidades, en donde la Escuela Nacional de la Calidad del Café del Sena juega papel protagónico. La líder de esta escuela es Ana Milena Rodríguez Peláez, Negociadora Internacional de la Universidad Católica de Pereira y estudiante de maestría en Administración de la EAFIT.


¿Cuál es el objetivo de la Escuela?

Se encarga de formar al caficultor y al ciudadano en los procesos de industrialización cafetera, con el fin de darle valor agregado al producto. También trabajamos mucho con los consumidores para cambiarles un poco la percepción que tienen sobre el café corriente, que es el que han venido tomando por años, y educarlos y orientarlos hacia el consumo de café de alta calidad. 

 

¿En cuanto a los productores, cómo se ha orientado este trabajo?

Hemos formado alrededor de 10.000 personas y creemos que el impacto ha sido muy positivo porque hemos enamorado del grano, del producto, de lo que pueden hacer y de lo que representa el sector cafetero para el país a muchos jóveves que de pronto han querido migrar del campo hacia las ciudades. Con ello hemos tenido impacto positivo y estamos trabajando todos los días por eso.

 

¿Cómo se definen los cafés de alta calidad o especiales?

Tiene muchísimas definiciones, lo más importante es que se trata de un café con atributos especiales por los que un comprador está dispuesto a pagar un mayor precio. Realmente es especial por muchas cosas: por un perfil específico, porque tiene una calificación en taza de más de 82 puntos, las denominaciones son muchas y hay cantidad de elementos que los hacen especiales.

 

¿Dada la diferencia de precio, para el productor es mucho más rentable?

De hecho hay un programa de sostenibilidad de cafés especiales que estamos impulsando con el Comité de Cafeteros y la Cooperativa de Caficultores, con un incentivo para el caficultor consistente en un sobreprecio de $ 5000 si obtiene un puntaje alto en catación. 

 

¿Qué tanto se ha extendido la producción de cafés de alta calidad?

Existen 19 asociaciones de cafés especiales, que cubren todos los municipios, aunque la menor cantidad de hectáreas cultivadas está en Pueblo Rico. Los cafés especiales de Risaralda se están vendiendo mucho en los países asiáticos, en especial Corea, los Países Bajos de Europa y en Estados Unidos y también para el consumo nacional en donde ha mejorado mucho por ese cambio de cultura.

 

¿Cómo se ha dado ese cambio en la cultura del consumidor?

Basta con hacer una evaluación de los cafés temáticos y las tiendas de cafés especiales que existen ahora, mientras que hace unos años era imposible encontrar ese tipo de establecimientos. Y a la hora que se vaya a esos cafés, siempre hay gente que habla con propiedad del café que está tomando y hay también muchos estudiantes que exigen un café especial.

 

¿Este tipo de negocios reemplazó el tradicional café con billares y de las llamadas coperas?

Antes el café era para gente mayor y ahora es para todo el mundo. Por ello se ven tanas personas en los eventos de cafés especiales, muchos jóvenes. Nosotros hacemos bastantes talleres y la acogida es impresionante, también entre los niños y la gente pregunta por los distintos tipos de café. Creo que hemos impactado mucho y la escuela ha jugado un papel fundamental en ese cambio.

 

¿La alianza entre la Gobernación y el Comité de Cafeteros para impulsar los cafés especiales ha sido positiva?

El Sena está apoyando a los caficultores para ese proceso. Se están manejando tres perfiles: Las Lomas, Florescencia y Chamí, que son un blend de todos los caficultores de departamento. Cada uno tiene un enfoque especial: Las Lomas es un café de altura y Florescencia es cultivado por mujeres. La idea es promocionar esas tres líneas de cafés especiales y que cada municipio tenga una tienda dedicada a estos productos, actualmente están abiertas las del bioparque Ukumari y la de Guática, y que se sientan identificados con el programa “Risaralda, diversidad de perfiles” que es la estrategia que estamos impulsando entre todos.

 

¿El Sena, a través de la Escuela, qué tipo de capacitación ofrece?

Tenemos barismo, catación, tostión y una parte de beneficio porque la materia prima es esencial para la calidad. Los cursos van desde 40 hasta 180 horas y se van tomando a medida que se avanza de nivel. Allí se enseña a conocer la materia prima, los atributos del café, saberlo describir, detectar los defectos que tiene, en barismo la preparación del café en máquinas expreso y cafeteras no eléctricas, calibración de molinos, balance de la bebida, moliendas, tostiones, diseño de curvas de tostión, entre otros.

 

Después del Encuentro de Escuela de Calidad del Café ¿cuál es el próximo evento programado por la escuela del Sena en Risaralda?

Tenemos un encuentro de Jóvenes del Paisaje Cultural Cafetero a mediados de julio en Pereira, con participación de todos los municipios que hacen parte del Paisaje, en donde vamos a trabajar articulados con otras escuelas, así como Comfamiliar Risaralda, la Universidad Tecnológica, la Cámara de Comercio de Pereira, el Comité de Cafeteros de Risaralda. La idea es promover el empalme generacional en el campo de tal manera que los jóvenes sigan enamorados del café y puedan encontrar todas las bondades que tiene para trabajar en este renglón. El encuentro se realizará el 15 de julio en el parque Consotá de Comfamiliar.

  • cafés
  • calidad
  • escuela

Powered by