Acueducto fue arrasado por río el San Rafael

1/1

Con la administración departamental se tiene previsto analizar la financiación del plan maestro que permita ubicar una nueva bocatoma en un sector del río que no se vea expuesto a los cambios del clima 

 

Las inclemencias del clima siguen azotando los municipios del departamento, entre los afectados se encuentran los habitantes de Santuario debido a las crecientes del río San Rafael ocasionadas por las lluvias que han ocasionado daños en el acueducto, dejando a la comunidad sin el servicio de agua. 

 

Las lluvias que se presentaron el pasado fin de semana en el municipio provocaron que las aguas del río crecieran a tal punto que la tubería, de la cual se surten de agua a los habitantes, fueran arrasadas por la corriente, situación que hasta el momento no se ha podido solucionar. 

 

“El tema  está complicado ya que el nivel del río no ha bajado lo cual dificulta el trabajo de los funcionarios de la empresa de energía y de la administración, sin embargo se ha logrado reparar una parte y está entrando agua en poca cantidad a algunos sectores del municipio. Estamos a la espera de que baje el nivel del río para reparar el daño en su totalidad”, expresó el alcalde de la localidad, Everardo Ochoa. 

 

Sin embargo debido a que hay desabastecimiento total, al llenarse los tanques son desocupados con rapidez por parte de la comunidad que necesita el líquido para sus necesidades en el hogar. Para contrarrestar la falta del servicio, la Coordinación de Gestión del Riesgo de Risaralda ha ayudado a controlar la emergencia poniendo a disposición de la comunidad un carrotanque que suministra agua en los diferentes sectores. 

 

Dos bocatomas 

El municipio de Santuario se surte del río San Rafael, en el cual se encuentran ubicadas dos bocatomas en el distrito de manejo integrado en la zona de amortiguación del Parque Natural de Tatamá, las cuales funcionan de manera alterna; cuando una de ellas está en mantenimiento la otra se pone en funcionamiento, sin embargo las dos fuentes de agua se han visto afectadas por las lluvias, una fue arrasada por la corriente, mientras que la otra se desvió alrededor de 30 metros del cauce, dejando sin servicio a la comunidad del municipio. 

 

“En días pasados logramos canalizar el río y fue una solución provisional, duró dos días ya que el pasado 4 de noviembre una avalancha terminó de dañar la bocatoma haciendo un socavón grande por las crecientes que se han presentado”, agregó Joaquín Ojeda, gerente de la Empresa de Servicios Públicos del municipio. 

 

Por lo pronto el alcalde, Everardo Ochoa, programó una reunión con las autoridades competentes con el fin de determinar el estado de emergencia en el municipio y poder atender la situación desde todos los frentes en el menor tiempo posible. 

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by