Risaralda trabaja para afrontar el cambio climático

1/2

Casi el 50 % del territorio risaraldense son bosques naturales, es decir, más de 175.000 hectáreas

 

Pese a la novela en que ha se convertido la elección del nuevo director de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, la entidad ha realizado destacada gestión en cabeza de la directora encargada, Martha Mónica Restrepo, logrando liderar proyectos que han contribuido a mejorar y preservar la sostenibilidad ambiental. 

 

Cambio climático 

Dado que el cambio climático es un tema que se maneja a nivel mundial, desde la corporación se diseñó el proyecto “Planificación del Territorio con Criterios de Sostenibilidad, Adaptación y Mitigación al Cambio Climático”, el cual tiene como objetivo formular e implementar instrumentos armonizados de planificación que orienten los procesos  de uso, ocupación, aprovechamiento, transformación e integración del territorio del Departamento de Risaralda incorporando la adaptación y mitigación del cambio climático.

 

“Con el propósito de avanzar en la construcción de un territorio más resiliente frente a los impactos asociados la variabilidad y cambio climático, la Cárder desarrolló este proyecto con fin de preservar e identificar las áreas protegidas del departamento y de esta manera mitigar el cambio drástico que se está dando a nivel mundial en cuanto al clima”, argumentó la directora de la entidad. Martha Mónica Restrepo. 

 

POMCA

Así mismo con los Planes de Ordenamiento y Manejo de Cuencas Hidrográficas se planea el uso y el manejo sostenible de sus recursos naturales renovables, de manera que se consiga mantener o restablecer un adecuado equilibrio entre el aprovechamiento económico de tales recursos y la conservación de la estructura físico-biótica de la cuenca y particularmente de sus recursos hídricos.

 

“En 2017 actualizamos el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica del río Otún, y culminamos la formulación de los ríos Risaralda y La Vieja; siendo los primeros del país. En 2018 se concluyó la fase de aprestamiento del río Campoalegre. Paralelo a esto se fortalecieron los cuatro consejos de cuenca que existen en Risaralda”, agregó Restrepo. 

 

Esta apuesta ambiental consiste en la instalación de estaciones meteorológicas básicas, pero además, la capacitación a docentes, estudiantes y comunidad en general para fortalecer sus conocimientos en temas de cambio climático, especialmente en la interpretación de datos como base para emprender acciones adecuadas que permitan mejorar las condiciones de su territorio.

 

Los colegios que son parte de este programa piloto son: el Instituto Mistrató, Instituto Juan Hurtado de Belén de Umbría, Nuestra Señora de los Dolores e Instituto Naranjal de Quinchía, Institución Educativa Patio Bonito de La Celia, Instituto Santa Sofía de Dosquebradas, y las instituciones Gonzalo Echeverry y Guillermo Hoyos de Pereira.

 

“Además de lo anterior, en convenio con la UTP estamos adelantando perfiles en los municipios de Quinchía y La Celia. Municipios como Apía, Santuario, Dosquebradas, Guática, Marsella y Pueblo Rico, ya cuentan con estos perfiles, que le servirán a las administraciones municipales para proyectar acciones y medidas, buscando que sus territorios sean más resilentes”, continuó la directora. 

 

Estas son herramientas diagnosticas de la situación histórica, actual y proyectada del clima, que involucran un análisis de amenazas relacionadas con cambio y variabilidad climática, aspectos demográficos y socioeconómicos, proyecciones locales de los escenarios de cambio climático 2015 y de Ideam datos para la toma de decisiones. 

Determinantes Ambientales  

 Después de una la actualización de las Determinantes Ambientales en el 2017, los municipios en sus procesos de revisión y ajuste de sus Planes de Ordenamiento Territorial deben incorporar correctamente los temas y asuntos ambientales con incidencia territorial. Esto convierta a la corporación en una de las primeras Autoridades Ambientales a nivel nacional en contar con la actualización de este importante insumo. En ese orden en el año 2018 se elaboró un documento ejecutivo con el objeto de presentar de forma clara y didáctica el contenido de dichas determinantes como estrategia de divulgación y socialización de la corporación.

 

En coordinación con este proyecto se realizaron más de 70 mesas de trabajo y acompañamiento técnico a los 14 municipios en sus procesos de revisión y ajustes a los POT, y se realizó acompañamiento técnico en la incorporación del componente ambiental en dos Macroproyectos Urbanos, y 14 planes parciales por ejemplo Providencia II en Dosquebradas y San Jerónimo en Pereira. 

 

Recurso hídrico

Este programa pretende contribuir a la sostenibilidad ambiental en el uso y aprovechamiento del recurso hídrico en términos de calidad y cantidad con el fin de atender los requerimientos sociales, económicos y ambientales del departamento.

 

“En conjunto del Comité Departamental de Cafeteros, el Parque Nacional Natural Tatamá y la comunidad, estamos implementando un programa piloto que permitirá consolidar un corredor de conservación y protección de 400 hectáreas sobre la  quebrada La Esmeralda, de Santuario”, concluyó la directora de la Cárder. 

 

Este proyecto se incluye dentro de los más de 177 mil árboles que hemos entregado y/o sembrado en todo el departamento,  acciones que de la mano de las 14 alcaldías de Risaralda y los propietarios de los predios, se demarcaron 102,57 hectáreas de Áreas Forestales Protectoras. 

 

Sumado a esto, se iniciaron las gestiones necesarias para contratar la fase I del Plan de Ordenamiento del Recurso Hídrico del río Consotá, el cual pretende consolidar la propuesta programática y el plan de monitoreo y seguimiento con horizonte mínimo de diez años a lo largo de los cuales se buscará mejorar la disponibilidad y la calidad del recurso en corriente de agua.

 

Casi el 50 % del territorio risaraldense son bosques naturales, es decir, más de 175.000 hectáreas, de las que gran parte se encuentran en las áreas protegidas del nivel nacional, regional y local. El departamento es el único en el país que tiene un plan de manejo de sus áreas protegidas.

 

Recientemente la Cárder y la Fundación Natura firmaron un convenio en donde se invertirán $158 millones en la conservación y uso sostenible del ecosistema del área protegida Guásimo, en La Virginia, lugar donde está localizado uno de los pocos bosques secos que quedan en Colombia. 

  • pereira
  • risaralda
  • noticias
  • eje cafetero

  Continúa Leyendo




Powered by